miércoles, 20 de agosto de 2014

Sensaciones del color

Significado de los colores

Comencemos hablando del significado de los colores, o dicho de otra forma, lo que nos “dicen” los colores, lo cual puede variar dependiendo del país o la cultura en la que estemos. Y es que cada uno de los colores transmite un mensaje diferente, por ejemplo el rojo es pasión, acción, vistosidad y es, además, un color adecuado para usar en un protagonista o para indicar un error (seguro que recordáis como los profesores lo usaban para corregir nuestros exámenes).

Pero veamos algunos ejemplos de colores y lo que expresan en la cultura occidental de un modo un poco general.

Negro: Oscuridad, Tristeza, Muerte.

Azul: Serenidad, calma, melancolía.

Marrón: Tierra, fertilidad, estabilidad, paz interior, firmeza, calidez, nostalgia.

Verde: Diversión, alegría, naturaleza, curación, frescura, calma, seguridad, paz, reflexión.

Blanco: Pureza, iluminación, descubrimiento, limpieza.

Circulo cromático

Cuando hablamos del tono nos estamos refiriendo al color en sí, es decir naranja, rojo, azul, etc. Y es con el tono con el que construimos el círculo cromático que nos ayuda a elegir combinaciones de colores por su semejanza u oposición. Así, representamos en el círculo los tres colores primarios refiriéndonos, en este caso, a colores pigmento (magenta, azul cial y amarillo) situando en posiciones intermedias los que resultan de mezclar dos de ellos (magenta + amarillo = naranja, magenta + azul = morado y azul + amarillo = verde). Tendremos finalmente 6 colores situados de forma que si están colocados en posiciones adyacentes se denominan colores semejantes y si están confrontados son colores opuestos.

Mezclando los colores iníciales del circulo cromático se pueden conseguir más colores (primero 12, luego 24…) obteniendo círculos con una variedad más amplia que seguirán esta misma idea.


Impresión según otras características

Manejándonos con otras características del color (comentadas ya en un post anterior) como la luminosidad o la saturación, además del ya mencionado tono, podemos obtener lo que por norma general nos suelen trasmitir dentro de nuestra cultura.

Por poner algunos ejemplos veremos que los colores de alta luminosidad (los claros) dan sensación alegre, mientras que los oscuros (poco luminosos) aparentan un carácter más profundo. Con colores saturados (muy vivos) transmitimos vigor y energía, mientras que con colores poco saturados tenemos mayor realismo y serenidad.

Sabiendo esto, a la hora de planificar un proyecto alegre e infantil lo normal es que escojamos colores más saturados y luminosos y si tratamos de hacer una aventura sería o tenebrosa hagamos lo contrario.

Los colores luminosos dan una imagen juvenil o infantil, mientras que con baja saturación y poca luminosidad tienden a aparentar vejez.

Los colores luminosos se acercan más a lo femenino mientras los poco luminosos suelen transmitir una imagen más masculina. Por otro lado si la saturación es baja se puede lograr una impresión “unisex”.

Los colores más luminosos nos transmiten una imagen cálida relacionada con la primavera o el verano. Por el contrario los de baja luminosidad transmiten una imagen invernal u otoñal. Además, con mucha saturación reforzaremos la imagen de estaciones cálidas y con baja de estaciones más frías.

Tener en cuenta lo comentado para elegir los colores de nuestra escena puede ayudarnos mucho, pero a veces basta con pararse a pensar e imaginarse el mundo por el que deseamos que el jugador se mueva poniéndonos en su lugar, sabiendo por ejemplo a que franja de edad nos queremos dirigir. Con esto visualizaremos los tonos que nos resultarían agradables o nos ayudarían a sumergirnos en la historia como deseamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario