martes, 27 de febrero de 2018

Creadores de videojuegos en otros trabajos

Hace tiempo que quería escribir sobre por qué es buena idea la contratación de personal formado o dedicado al mundo del videojuego en otros puestos de trabajo. Y es que en ocasiones he escuchado comentarios sobre mi curriculum en los que se me aconsejaba eliminar la palabra “videojuegos” cuando lo pensaba enviar para un puesto que no estaba relacionado y, aunque estoy a favor de adaptarlo mostrando solo la formación y experiencia vinculada al sector al que nos dirigimos, me choca bastante cuando algo sí que encaja pero se considera “poco serio” por lo de la palabra “juego”.

Atrás quedaron los tiempos en los que un monigote hecho de unos pocos pixels se desplazaba por la pantalla con una historia demasiado simple respaldándolo y una música bastante limitada y repetitiva. Las cosas han cambiado y el trabajo en el desarrollo de juegos se ha vuelto aun más complejo y muy exigente. Así, las historias exigen de un guión que supera muchas veces la complejidad del cine, el arte reclama un nivel tanto técnico como artístico que no tiene cualquiera, la música lo mismo y… De la programación no sé si hace falta que comente, pero como podemos imaginar también requiere de bastantes habilidades.

Los creadores de videojuegos en todos sus roles se forman para crear mundos, incluso galaxias o universos enteros y dedicarán su vida a ello, por lo que no es que sea pan comido meterse en otros trabajos, pero seguro que se adaptaran a ellos.

Vamos a verlo con ejemplos.

Un/a artista de texturas de que trabaja en un título de mundo abierto en el que tiene que diseñar la identidad corporativa de las empresas ficticias que se ven por toda la ciudad. La publicidad, la cartelería, los graffiti, letreros de tiendas, anuncios en pantallas de televisión… ¿Crees que esa persona no será capaz de diseñar la marca para tu empresa?


Un/a modelador/a 3D que hace trajes de combate futuristas con cientos de piezas mecánicas. ¿En serio no le crees capaz de modelar el anillo de tu boda para imprimirlo en 3D?

Los/as músicos/as tienen que saber componer todo tipo de estilos musicales y hacer que encajen en cada momento del juego, necesitando también una parte técnica para editar audios, hacer bucles, trabajar con formatos de ficheros… ¡Claro que van a poder ponerle banda sonora al video que estas editando!

En el tema de guión, la interactividad exige ir más allá del guión de cine. Nos encontramos con ramificaciones de la historia, toma de decisiones que llevan a distintos finales, personificación de protagonistas que pueden afectar a su personalidad… ¡Por supuesto que sabrán escribir un guión para tu corto!

Concept artist que dibujan personajes o escenarios desde distintas vistas, basándose en una descripción, ampliando y explicando detalles. ¿En serio te preguntas si serán capaces de crear las ilustraciones de tu libro?

En el tema programación se va tomando algo de conciencia de que quien trabaja en cosas complejas como la IA de un juego o el sistema de navegación de menús, que programa gameplay y desarrolla herramientas para un equipo, sabrá hacer sin duda cosas como el programa de contabilidad de tu empresa. Pero por si acaso… pues comentado queda.

Es evidente que en animación ocurre lo mismo que con el resto de roles artísticos. Hay una parte técnica que potencia las habilidades, pero también un gran nivel de exigencia teniendo que animar todo tipo de personajes, animales, robots… Y dándole un montón de movimiento a cada uno de ellos.

Así que en resumen, aunque no digo la gente que se dedica a los videojuegos lo tengan mucho más fácil, si que reivindico que el tener formación para este sector te capacita en muchas ocasiones para acceder a otros y hacer un buen trabajo. En mi caso, por ejemplo, ahora que estoy ocupado con el sector de la impresión 3D, tengo que modelar piezas de todo tipo: Trofeos, personas completas, anillos, animales, edificios… Tanto orgánico como inorgánico, moviéndome entre trabajos más técnicos y/o precisos y otros más artísticos y puedo garantizar que ha sido mi formación como aspirante a creador de juegos lo que me ha ayudado a superar retos en más de una ocasión. (¡Y hago también cosas en 2D!)




Bueno… pero esto sí que es cierto. Otra cosa es que nos gusten los otros sectores. Se pueden encontrar sitios en los que encajar y donde estar muy bien, pero lo malo de los creadores de juegos es que nunca dejaremos de imaginar mundos de juego y aunque sea en nuestro tiempo libre seguiremos perteneciendo al mundillo para el que nos formamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario