domingo, 3 de febrero de 2013

Diseño de Juegos - Géneros: Simuladores deportivos

Golf, tenis, baloncesto, fútbol… Este tipo de juegos adaptan las normas de cada deporte a nuestra pantalla, para que podamos soñar con ser como nuestro deportista favorito o dar ordenes y llevar a lo más alto al que consideramos el mejor equipo del momento.

Normalmente el diseñador tratará de equilibrar la diversión con el realismo para, por ejemplo, no hacer que un partido de fútbol tenga que ser obligatoriamente de 2 tiempos de 45 minutos cada uno, que en un escenario virtual se hace demasiado extenso.

Un buen modo de diseñar este tipo de juegos consiste en estudiarnos las normas del deporte en el que nos estamos inspirando, como pueden ser: Tamaños del terreno de juego, modos de puntuar, de ganar el partido, etc. Después, nos ayudará mucho visionar videos de dicho deporte, ya que en muchas ocasiones es la Televisión la que acerca la experiencia de juego de una disciplina deportiva a los usuarios, que estarán acostumbrados a una estética o a unas cámaras. Gracias a imitar lo que veamos en la tele estarémos mostrando la alta competición por la pantalla, pero dando la posibilidad al jugador de interactuar (por que lo nuestro no es un video, ¡es un videojuego!).


Si nos apasiona un deporte pero no podemos permitirnos el lujo de practicarlo, o de practicarlo al nivel profesional que nos gustaría, cada vez tenemos más realismo para vivir este tipo de pasión en forma de juego gracias a los últimos avances tecnológicos. Es quizás en este género donde las mejoras gráficas y de video (a la hora de hacer repeticiones, por ejemplo) ayudan realmente a la experiencia de juego.

La Inteligencia Artificial es también muy importante en este caso, así como el multijugador. Los deportes consisten en competición y, al igual que en la vida real lo haríamos, enfrentarnos a otras personas dentro de las reglas del juego nos divierte. En ausencia de estas, una gran IA como la que comentaba antes, debe tratar de hacernos olvidar que estamos jugando contra una máquina y jugar con nosotros dejándose ganar sin ponernoslo demasiado facil. Digo dejándose ganar, por que la IA interna del juego va a ser la responsable de que se cumplan las reglas que estamos diseñado, pero también de otras reglas del entorno, el control, las puntuaciones y otras variables que pueden inclinar la balanza a su favor cuando quiera. Es muy probable que como pasa en muchos juegos, la máquina tenga mucha más información de lo que ocurre internamente en el juego que el usuario, lo que podría darle ventaja si fuese una de esas IAs malvadas de las películas que decide usar lo que sabe para fastidiarnos la vida. Por suerte será el diseñador el que le diga como administrar la información que recoja durante el juego.

Solo queda hablar de la parte fántastica de este género, y es que no es todo simulación de lo que sucede en la vida real y exactamente pasa en la misma, a veces nos puede interesar premiar más la diversión en nuestro juego aunque tengamos que sacrificar el realismo, convirtiendolo en algo mucho más arcade, pero además otras veces podemos inventar un nuevo deporte (del futuro, del pasado o simplemente pura ficción) en el que desarrollaremos nuestras propias normas, equipo y elementos de juego. Será por tanto una simulación de un deporte que podría existir en la realidad (aunque haya que echarle imaginación) pero que no existe.

2 comentarios:

  1. Leyendo tu entrada me ha venido a la cabeza en Nintendo World Cup; menudos vicios que me echaba con mi hermano a este juego... recuerdo que el mejor era mexico que hacia unas chilenas imparables que no se sabía por donde iban a entrar.

    ResponderEliminar
  2. Que grande ese juego, los vicios que me echaba yo con mi primo y mi hermano. O si no los de Oliver y Bengi de la Super Nintendo, que encima los alquilabamos en Japo :P

    ResponderEliminar