domingo, 30 de agosto de 2015

Juegos que me influyeron como desarrollador: Simon The Sorcerer

En aquellos tiempos tan felices donde aun podíamos disfrutar de nuevas aventuras gráficas en 2D, además de Guybrush (De Monkey Island), Simon fue otro de mis personajes favoritos y que me mantuvo horas entretenido con sus historias creadas y desarrolladas por la empresa Adventure Soft. El estilo era muy similar al gran Monkey Island, pero esta vez en vez de que el protagonista quisiera convertirse en pirata se veía obligado a convertirse en Mago. Además, un pixel art y unas animaciones geniales junto con la historia de un joven rebelde que acaba en otro mundo convertido en un Mago convertían a Simon: The Sorcerer en un excelente juego que nos hacía reír con sus guiños a películas o cuentos clásicos (El señor de los anillos, Las habichuelas mágicas, Rapunzel, etc).



Hubo 3 títulos en la saga, y fue el último el que se encargó de que no se volviera a hablar de Simon al estrellarse con un intento de modernización hacia el 3D. Así, el primer juego tenía bastantes influencias de Monkey Island, como una batalla de hechizos muy parecida al duelo de espada e insultos del título de Lucas Arts, el segundo toma su propio camino con una interfaz propia y ligeras mejoras gráficas, y el tercero… Bueno, es en 3D y bastante Low Poly, por lo que el aspecto del personaje se perdía ligeramente y el modo de jugar pareció decepcionar a muchos fans.




La saga de este mago tan especial incluía míticos puzles y chistes, junto con un montón de personajes memorables como un demonio alado, un extraño y solitario lagarto parlante de un pantano, trolls y un largo etcétera.

El personaje protagonista de "Simon: The Sorcerer" fue uno de los pocos con los que Adventure Soft tuvo éxito por lo que además de los 3 juegos principales se hicieron algunos dentro de otros géneros como el puzle o el pinball.

En mi caso, en mi juventud sentía pasión por el tema de la piratería y también por el mundo de los magos, así que juegos como este, Solomon’s Club y los libros y juegos de Mundodisco consiguieron que comenzara a trabajar en el diseño de mi propio juego protagonizado por un hechicero que… bueno, se parecía ligeramente a Simon (es que aun era muy influenciable), aunque no se trataba de una aventura gráfica, si no de un plataformas.



Fueron tiempos que se echan de menos, aquellos en los que a golpe de clicks de ratón y resolución de puzles disfrutábamos de coloridas aventuras con protagonistas que pasarían a la historia del mundo de los videojuegos a pesar de estar hechos con solo unos pocos píxeles.

2 comentarios:

  1. Mi juego favorito desde que lo conocí ha sido el MOnkey Island, pero el SImon 2 tiene la escena que más me cautivó en una aventura gráfica. Es esa en la que se encuentra a unos frikis encerrados en una cabaña jugando una partida de rol de "Apartamentos y Contables". Me pasé creo que 15-20 minutos que dura la escena leyendo los diálogos de cómo jugaban la partida.
    El final del Monkey 2 fue bastante WTF pero es que el de este juego no le iba a la zaga.. Jugué el 3 sólo por ver cómo salía de ese "aprieto", pero tan malo era el juego que ni me acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monkey Island también es uno de mis juegos favoritos, pero Simon fue muy grande y tenia muy buenos dialogos y puzzles. Recuerdo, por ejemplo uno al más puro estilo lucha de insultos de Monkey Island en el que había que luchar con hechizos transformandote en distintos animales.

      Monkey 3 pretendía triunfar por su acabado artístico, al igual que el 4, pero en lo que se refiere a la historia jamás podrían compararse con el primero.

      Eliminar