viernes, 13 de marzo de 2015

Futuros Creadores: Una especie de autoentrevista (Parte I)

Originalmente este era un Blog personal al que poder acudir para ver mis avances, pero con el tiempo amplió sus objetivos cuando vi que estaba ayudando a gente a aprender cosas sobre el mundillo del desarrollo de videojuegos. Sin embargo, se suele decir que es bueno ayudar a otros pero sin abandonarse uno mismo, y es por esto que hoy quiero servirme de mi nueva sección de futuros creadores, que últimamente ha estado tan “en portada”, para analizarme a mismo y seguir reorientando mi trayectoria profesional para que mejore y me lleve a corto plazo a un deseado trabajo en la industria del videojuego. Para ayudarme con esto he ideado una especie de auto-entrevista, basándome en las preguntas que ya hice a otros alumnos de Masters y Grados, con la que espero obtener algún dato interesante para mí, y tal vez para aquellos que quieran leerla. Así que, a ver como sale el experimento. :P

¿Por qué quiero ser Creador de Videojuegos?

Quizás debería haber abierto el Blog en su momento contestando a esta pregunta, pero creo que nunca he tenido un solo motivo concreto. Siempre he sido una persona fantasiosa que disfruta evadiéndose a otros mundos. Era de aquellos niños que podía jugar solo y crear sus propias historias y personajes. Así, cuando un día descubrí los videojuegos y las posibilidades que dan al usuario para vivir las aventuras que su creador o creadores hicieron, me emocioné con la posibilidad de ser capaz de diseñar mis propios videojuegos algún día. No me bastaba con jugar lo que otras personas habían hecho, quería ser uno de ellos y crear algo con mis propias ideas.

Por otro lado, otro de los motivos por los que siento verdadera pasión por el medio es el arte que en él se usa. Me encanta el Pixel Art, el Low Poly, lo vectorial, la reinterpretación digital de movimientos artísticos, etc. Y me encanta ver todo eso moverse sin que haya un camino predefinido. Gracias a la interactividad, realmente podemos sentir que, aunque con limitaciones, todos esos elementos de la pantalla están vivos y pueden explorar el mundo en el que viven y son nuestros guías para enseñárnoslo.



Los videojuegos divierten, inspiran, emocionan y nos hacen olvidar nuestros problemas y vivir aventuras en un entorno seguro en el que podemos ser todo aquello que siempre soñamos, (o que quizás no soñamos, pero nos apetece probar).

Es por todo esto y quizás más cosas por la que quiero ser desarrollador.

Juegos favoritos o más influyentes

Hay dos juegos que fueron realmente importantes en mi vida, me impresionaron, me inspiraron y que no quiero dejar de jugar nunca. The Legend of Zelda: Ocarina of Time y The Secret of Monkey Island.

Conseguir algún día crear un personaje que me llegue a gustar tanto como Guybrush o como Link, sería todo un sueño para mi, por no hablar de las historias que vivieron, los geniales puzles que hay en estos títulos, sus mecánicas y su excelente calidad artística, toda una inspiración para cualquier artista, 3D si hablamos de OOT y 2D si hablamos de Monkey Island.

Un tercer juego al que le tengo muchísimo cariño (más que al juego a toda la saga) es Paper Mario, que es todo un ejemplo, capaz de hacer sonreír y emocionar al jugador y que, en cada una de sus secuelas, ha estado lleno de pequeñas innovaciones que hacían que siempre me gastara mi dinero encantado.

Referencias

Mis compañías favoritas son Intelligent Systems, Retro Studios y, en otros tiempos mejores, Rareware. Todas han demostrado que están formadas por humanos y han cometido errores, pero han hecho verdaderos juegazos como Paper Mario, Fire Emblem (Intelligent Systems), Metroid Prime (Retro) o Killer Instinct (Rare). Cuando he leído entrevistas de alguno de los componentes de estas empresas he sentido una pasión por el medio con la que me he sentido identificado, y siempre he envidiado (sanamente) la profesionalidad de sus trabajadores.

Por otro lado mis referentes individuales del medio son Steve Purcell, John Carmack, Shigeru Miyamoto (como no) y Warren Spector, aunque admito que he tenido que buscar a alguno en Google porqué no soy bueno recordando los nombres (pero si sus logros).

Si nos movemos por España la cosa está un poco más verde, pero también hay algunas referencias, como el excelente trabajo que siempre han realizado en Mercury Steam.

Si hablamos de personas, me quedo con Raúl Rubio de Tequila Works, que hace no mucho no tenía ni idea de quién era y ha sido todo un descubrimiento, por todos los buenos consejos que ha dado en las entrevistas que he visto sobre él.

Triple A o Indie

Siempre quise hacer Triple A. Era la primera división. Lo más grande a lo que podía enfrentarme y que podía darme el logro más satisfactorio. Sin embargo, las cosas han cambiado con los avances de la industria, y creo que no soy el único en evolucionar de esta forma. Lo Indie y los pequeños estudios están de moda, porque es ahí donde los desarrolladores realmente podemos sentir que creamos algo nuestro, que no es una pieza de una pieza, de otra pieza, de otra pieza más pequeña y que además se parece a otros cien juegos que ya hay en el mercado. Además, muchos jugadores echamos de menos otros tiempos donde se dejaba un poco más a nuestra imaginación y al combate humano vs máquina, contrario al multijugador sin historia y los gráficos super-realistas.

En definitiva cualquiera de las dos opciones me vale y sé que me adaptaré y disfrutaré de ello, pero al final, sea cual sea el camino que haya seguido, espero acabar mis días como Independiente si no cambian las cosas.

Parte de un videojuego que me atrae más

Me atrae mucho la parte gráfica, entendida eso sí, como calidad artística (que no potencia gráfica), pero en mi corazoncito compite con la diversión de las mecánicas, por lo que nunca me gustará un juego “bonito” que sea aburrido. Si a todo esto añadimos una historia que me sorprenda o me haga sentir cosas, este usuario compra, pero eso sí, quiero tomarme las cosas con calma. Lo trepidante está bien para probar los reflejos y engancha, pero para pasarme las horas muertas será mejor que me dejen contemplar el paisaje. Al fin y al cabo si hay unos gráficos impresionantes y no me da tiempo a ver como los han hecho para ver si alguna vez puedo alcanzar ese nivel, es posible que hasta me enfade.

En muchas ocasiones me veréis hacer juegos que se alejen un poco, e incluso bastante de mis gustos, pero es que como creador quiero probarlo todo, y aun no he pasado las etapas suficientes de mi trayectoria profesional como para intentar mi juego perfecto, aun me quedan Kilómetros por recorrer. ¡Algún día!



¿Me dedicaré a la enseñanza?

Este Blog me ha enseñado un par de cosas: La primera es que tengo cosas por enseñar (y aun tendré más en el futuro) a los que quieran entrar en este mundillo. Por desgracia la segunda es que no soy bueno enseñando. Con el tiempo espero mejorar esto último, porque siempre me gusta ser de ayuda y también he descubierto (como extra) que enseñando se aprende muchísimo.

Estudios y cursos vs Autodidacta

He sido autodidacta toda mi vida, pero también he hecho un montón de cursos y casi me da miedo dejar de formarme y andar el camino que queda sin apoyo. Me he dado cuenta de que cuando uno aprende por su cuenta adquiere algunos vicios y tiene que rebuscar entre demasiado material que contiene consejos que a veces se contradicen. Por este motivo aprender de alguien que ya ha recorrido el camino antes y ahora es un profesional es toda una ventaja y lo más recomendable. Sin embargo, si alguien espera permanecer en la industria del videojuego solo con lo que puedan enseñarle en la Universidad y un par de cursos, y tiene pensado aparcar los libros y tutoriales, está perdido. En mi opinión tanto antes de empezar la formación, como después, hay que, por lo menos, curiosear un poco.

Aunque los cursos que he hecho han sido en general ligeramente introductorios, lo aprendido en academias y escuelas como Oscillon o Gametopía, o a través de una institución relacionada con un sindicato, en un “curso de experto en videojuegos”, junto con la Diplomatura en Diseño Gráfico, me han dado un base de la que partir para continuar aprendiendo para tratar de convertirme con el tiempo en todo lo mejor que pueda alcanzar como profesional del medio. Depende de mi esfuerzo personal seguir avanzando y mejorar cada día más.


Plataforma favorita

Mi dispositivo favorito a la hora de jugar es sin duda Nintendo 3DS. Es una consola que siempre va conmigo y que tiene unas capacidades técnicas que para mí son más que suficientes. Si pensara en un nivel optimo entre videojuego “bonito” y “posible de realizar” para un estudio pequeño, pensaría siempre en este hardware. Los gráficos que permite tienen para mi, suficientes polígonos, las texturas la suficiente calidad, y el control tradicional junto con la pantalla táctil y otros añadidos nos permite diseñar un montón de formas de jugar. Además, hay una cosa que me gusta mucho de 3DS, y es su efecto 3D que ha dado paso a que en muchos juegos se puedan contemplar modelados de escenas y explorar en ellas por el placer de simplemente verlas. Son como cuadros a los que puedes asomarte. Algo que me gustaría probar si tuviera un kit de desarrollo para alguna escena que yo mismo modelara. Suena friky, ¡pero me pasaría horas con esto!

Por otro lado las plataformas móviles son las que más oportunidades pueden dar a los que empiezan. No porque haciendo juegos para, por ejemplo Android, te garantices que te vas a hacer rico o al menos vivir de esto. Es un mercado bastante difícil donde solo unos pocos se reparten toda la pasta. Pero si que permite hacer un juego y publicarlo para que llegue a mucha gente y eso hace ilusión e invita a seguir adelante.

Recuerdo haber leído a más de un desarrollador emocionado en Facebook contando que había ganado sus primeros 5 dólares de la industria. Y es que cuando empecé en esto también habría disfrutado de esos primeros ingresos del medio al que quiero dedicar mi vida laboral.

Por otro lado, sí que soy optimista respecto a que tal vez con el primer juego no se vaya a ganar dinero, ni con el segundo, ni con el tercero… Pero cuando hayamos aprendido lo suficiente, tal vez podamos hacer algo que nos ayude a dar el primer paso para dedicarnos al mundillo.


Errores por los que aun no te dedicas a esto.

Seguramente hay muchos, y es una pregunta difícil de responder, pero así de inicio me vienen bastantes cosas a la mente que me están fallando para trabajar en videojuegos.

Una cosa importante sería el lugar donde vivo: Si España ya hace complicado que uno pueda trabajar en el sector, especialmente en unas condiciones un poco favorable, aun lo hace más difícil no vivir en una de las ciudades más grandes donde hay empresas y se intenta crear una industria. En la comunidad donde vivo actualmente hay unas 5 empresas de videojuegos que tampoco es que tengan un gran potencial como para contratar mucha gente. Eso sí, por otro lado yo estoy dispuesto a desplazarme, pero aun no he tenido la oportunidad. Es algo a analizar detenidamente, ya que a lo mejor ir a la aventura y entregar portfolios en mano puede dar mejor resultado que intentarlo a distancia, o son otras cosas las que no estoy haciendo bien.

Necesito mejorar mi portfolio: Esto es algo obvio y que no admite discusión. Pero es que el portfolio siempre puede mejorarse… El caso es no parar de hacer cosas, cada vez mejores y elegir las más destacadas para presentarse ante el mundo.

Más práctica y menos teoría: Quien me conoce sabe que soy una especie de adicto a la formación. No dejo de repasar y absorber teoría, y quizás en este sentido sería más óptimo andar el camino por mi cuenta practicando muchísimo más. Cuando un artista ha hecho 300 modelos en 3D tiende a ser mejor que otro que solo ha hecho 20 o 30. ¡El problema es sacar tiempo para hacer tantas cosas!

Otros: se haría un post muy largo si me pusiera a pensar, así que de momento lo dejaré así. Aunque a más de uno o una se le ocurre alguna cosilla más. :P

Mi puesto o rol favorito

Hago demasiadas cosas y me cuesta decidirme, pero creo que, si lo pienso, donde más disfruto es con el modelado 3D o con la creación de Sprites para juegos 2D. Eso sí, tampoco quiero renunciar a seguir diseñando mis propios juegos porque no puedo enfrentarme a que todas las ideas que aparecen por mi cabeza, incluso en sueños, no se conviertan en realidad algún día. Aquí se queda entonces descartada la programación, en la que puedo hacer cosillas pero no soy bueno (y además me cuesta organizarme), o la música, donde tampoco soy especialmente bueno, aunque haya hecho mis pequeñas composiciones (Aunque tal vez algún domingo para relajarme pueda hacer alguna canción…).

En definitiva si trabajo como artista, en general, y me rodeo de buenos programadores, músicos y otra gente que trabaje bien en los roles donde prefiera no meterme, pueda acabar muchos más y mejores proyectos, de los que espero que alguno que otro, sean idea mía. :P


No hay comentarios:

Publicar un comentario