viernes, 21 de febrero de 2014

Creación de Efectos

Ya hablé en otro post de la importancia de los efectos para hacer nuestros juegos más atractivos y profesionales. Ya sabéis, añadir transiciones entre pantallas, destellos, explosiones, cambios en la transparencia y todo tipo de animaciones para que el usuario sienta que hay una reacción a su acción. (Ya sea destruir un enemigo, coger un ítem, acceder a un menú, etc.)

Para crear efectos y explosiones es bastante común recurrir a los sistemas de partículas, pero para que estos funcionen tendremos que crear dichas partículas y saber cómo funcionan.

Lo habitual es recurrir a materiales de tipo autoiluminados o “unlit” que no se vean afectados por la luz ambiente de la escena, si no que siempre permanezcan brillantes. Con ellos, el emisor de partículas creará un grupo de gráficos y los rotará, escalará o moverá dependiendo de factores (configurables en el propio sistema de partículas) como el tiempo de vida, la rotación en el tiempo, las fuerzas que le afectan, etc.

En el aspecto referido a la creación de assets o gráficos para efectos hay algunas herramientas clave que se usan mucho en los software de retoque o ilustración más habituales. Hablamos sobre todo de desenfoques de todo tipo (de movimiento, radial, etc.), herramientas para “emborronar” (por ejemplo en Photoshop está la herramienta del dedo) o efectos de capa para generar resplandores o aspecto de Neon. Gracias a todo esto podremos crear de forma muy sencilla destellos, reflejos para luces, humo, etc.

Algo que también ayuda bastante, especialmente para la creación de humo o explosiones, es el poder de usar varias capas con distinta transparencia. Podemos así obtener distintos tonos de, por ejemplo naranjas, amarillos o rojos, que juntos parezcan formar una explosión en su momento más impactante.

Además, tenemos que tener en cuenta cuando queremos animar nuestros efectos, si es más óptimo hacerlo de una forma gráfica o mediante programación. Si queremos que el gráfico gire, cambie su tamaño, varíe su transparencia o color o se desplace por la pantalla, podemos hacerlo por código, ahorrando así trabajo al grafista y reduciendo el tamaño final del archivo de juego, gracias a limitar el número de gráficos usados para conseguir el efecto deseado. Sin embargo, hay muchos casos donde el código no puede proporcionarnos aquello que necesitamos y tendremos que animar de una forma más gráfica y tradicional. Casos que simplemente requieren cambios del arte como podría ser que un candado se abra o que un simpático ítem con ojos cambie su expresión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario