miércoles, 12 de febrero de 2014

La idea para un videojuego

Cualquiera puede tener una gran idea, no se trata de un privilegio para los más inteligentes o avispados, pero tenemos que tener en cuenta que una idea por sí sola no es nada si no trabajamos en ella y la convertimos en algo más.

En el mundillo pasa mucho aquello del novato o novata que entra en un foro de desarrolladores y trata de reclutar gente para hacer el juego sobre la idea “revolucionaria” que acaba de tener. Suele haber risas, críticas y todo tipo de consejos en esos casos, pero evidentemente nadie se ofrece para trabajar en algo que parte de dos líneas de texto escritas en un cuaderno (A no ser que se ofrezca mucho dinero. Ahí cada uno es libre de gastarse su pasta como quiera y, aunque ya le aviso que probablemente le saldrá mal, me puede contratar si quiere :P).

Cualquiera tiene un montón de ideas a lo largo de su vida, algunas muy buenas, y si queremos que nos ayuden a desarrollar la nuestra, tendremos que aportar algo, ya sea la música, la programación del juego, un estupendo documento de diseño con todas las mecánicas muy bien explicadas, un guión muy currado y genial, la parte gráfica… Y es que si no podemos aportar nada y si no trabajamos y estamos dispuestos a gastar nuestro propio tiempo y esfuerzo en lo que se nos ha ocurrido, nadie lo va a hacer por nosotros.

¿De dónde obtenemos ideas?

¡De todas partes! Pueden surgirnos en cualquier momento, por lo que recomiendo llevar siempre un block donde poder hacer anotaciones y garabatos para no olvidarnos. (Yo mismo soy de las personas que a veces sueña con algo interesante y tiene que anotarlo en cuanto se despierta.) No hace falta ser un genio del dibujo y de las letras, basta con que cuando miremos ese texto al cabo de un tiempo recordemos aquello que prometía tanto en nuestra imaginación.

Si llevas años jugando a videojuegos, seguro que sabes que te apetece hacer. Los periódicos, Internet, los libros, el cine, los propios juegos e incluso la vida misma (una frase, tu mascota, una vivencia…), nos pueden dar inspiración para un proyecto. Así podremos, en el momento en que nos decidamos acudir a nuestra libreta llena de inspiración, apostar por el desarrollo de aquella de nuestras ideas que nos parece más viable y atractiva. Eso sí, no se trata de copiar, si no de coger un tema, una historia o lo que sea, y convertirla en un producto completo. (Intenta no empezar por un proyecto demasiado grande si nunca has hecho antes un juego).

¿Qué tipo de ideas se tienen para un videojuego?

Puede variar mucho aquello que nos hace empezar a movernos cuando se trata de juegos, ya que se nos puede ocurrir una historia que nos apetezca, un personaje que nos parezca muy interesante o una mecánica o sistema de control que creamos que pueda ser muy adictivo y entretenido. (Normalmente recomiendo fijarse en esto último)

Así que ya sabéis. Es recomendable anotar vuestras ideas por malas que parezcan (con una vuelta de tuerca puede salir algo interesante), trabajar en ellas, dedicarle es fuerzo, y sobre todo disfrutar del proceso de verlas crecer y convertirse en un videojuego completo que hará que otros puedan olvidarse de sus problemas, sentirse importantes y divertirse durante un rato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario