lunes, 16 de febrero de 2015

Juegos que me influyeron como desarrollador: Portal

Alguno/a estará pensando que si he descubierto este juego ahora. Evidentemente no, pero en esta sección siempre suelo hablar de juegos a los que jugué en el pasado, reflexionando sobre ese momento de inspiración o influencia que tuve el día que los jugué. En este caso, recuerdo que este título amado por muchos, fue como recibir un “bofetón de influencia” de los que cambian completamente tu forma de pensar.

Para aquellos despistadillos que no han jugado a ese estupendo título, Portal es un juego de puzles en primera persona, cuya mecánica principal se basa en la apertura de portales con los que trasladarnos de un punto a otro de la habitación. Estos portales, se controlan mediante una pistola (Aperture Science Handheld Portal Device) que dispara un portal de entrada y otro de salida, los cuales además nos permiten jugar con las físicas. Así por ejemplo, si nos lanzamos desde muy alto hacia uno de estos agujeros dimensionales, teniendo la salida colocada en el suelo, gracias a la inercia de estar cayendo, saldremos hacia arriba disparados desde el otro portal.


Además de su excelente Gameplay, la historia, que gira en torno a una IA (GLaDOS), es impresionante y está contada de una manera muy inmersiva, de manera que nos hace vivirla a cada segundo del juego, con la sensación de que nos estamos moviendo dentro de algún experimento de laboratorio y estamos siendo observados en todas las decisiones que tomamos.

Con el tiempo apareció una secuela que nos traería nuevos personajes y mecánicas diferentes, basadas esta vez en unos “geles” de colores que nos proporcionan propiedades físicas como resbalar por el suelo a toda velocidad o a rebotar con paredes, techos o suelos.



¿Pero que hace de Portal un grandísimo ejemplo a seguir por un desarrollador?

Especialmente en el caso de la primera entrega, se trata de un juego que puede clasificarse como AAA realizado con recursos que podría asumir un equipo de desarrollo pequeño. Los enemigos son escasos y se repiten, teniendo una Inteligencia Artificial muy limitada; las texturas, el ambiente en los escenarios, los ítems y el arma principal, todo es muy similar a lo largo del juego, pero nos convence y enamora por que forma parte de su increíble historia. Lo mismo ocurre con la mecánica de creación de portales que nos da el único “arma”, solo hay una forma de usarla (disparo portal de entrada y disparo portal de salida), pero tiene un enorme número de casos de uso que nos da mil posibilidades a la hora de resolver cada puzle que se nos plantea.


Respecto a los “ítems” puede considerarse como tal la aparición del “Companion Cube”, un sencillo cubo con un dibujo de corazón en él, que incluso nos plantea algún que otro dilema psicológico. ¡Es brillante como han conseguido que un cubo te haga sentir cosas!


Los enemigos, por otro lado, son unas torretas mecánicas que simplemente están paradas esperando que aparezcamos y que nos disparan en cuanto entramos en su campo de visión, y a las que debemos derrotar con un poco de ingenio en el uso de los portales. (Del enemigo final no hablo por no destripar nada, pero es de los mejores personajes de la historia del videojuego). 

Es por todo lo que comento aquí, por lo que digo que Portal supuso un “bofetón de inspiración”, porque fue como si me golpearan y me despertaran de una forma de pensar errónea: ¿Puede un equipo pequeño hacer uno de los mejores juegos de la historia de los videojuegos? ¿Puede ese equipo pequeño hacer un juego que compita con los grandes de la industria? Antes de Portal siempre habría contestado que no, pero después, digo que puede, si se sirve de la creatividad para convertir sus debilidades en ventajas. Creatividad para diseñar unas mecánicas interesantes que permitan al jugador descubrir muchas formas de usarlas, adaptadas a una buena historia bien contada, y acompañar todo de un trabajo brillante y apasionado por parte de sus creadores. (Aunque eso sí, sigue sin ser algo sencillo o alcance de cualquiera, no nos vayamos a emocionar demasiado :P)

Para saber un poco mas de Portal recomiendo jugarlo y después, ya sin peligro de que nos cuenten nada antes de descubrirlo por nosotros mismos, ver el documental del que ya hablé en un post anterior. (Documental que se titula Portal: Más allá de las paredes)

2 comentarios:

  1. Enorme este juego, me gustó más que los Half Life.
    La segunda parte la fui dejando y todavía no la jugué hasta este verano , muy buena también aunque me gustó más la primera parte aunque sea más corta y con menos historia. Pero lo de los geles me pareció original.
    "The cake is a lie". Una de las mejores frases de los videojuegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de mis favoritos, y la segunda parte me encantó tambien.

      Si algún día consigo hacer un juego tan creativo y (relativamente) sencillo ya me puedo retirar de esto. :P

      Eliminar