jueves, 11 de diciembre de 2014

Juegos que me influyeron como desarrollador: SteamWorld Dig

Nunca había hablado de un juego Indie en esta sección, y me sorprende, porque yo soy muy de este tipo de juego más creativo y “sencillo”. Así que hoy, para solucionarlo, toca hablar de uno que descubrí en la eShop de Nintendo 3DS (aunque está disponible en muchas más plataformas) y que me causó una muy buena impresión como desarrollador: SteamWorld Dig.

El estilo gráfico elegido me resulta muy atractivo. Además, el protagonista es un robot y habitualmente me suelen gustar, junto con las historias que tienen que ver con ellos. En este caso la trama nos traslada a un ficticio Oeste donde un robot minero llamado Rusty tiene que explorar el subsuelo en busca de minerales para obtener mejoras. Y es que al principio las habilidades de Rusty están limitadas, por lo que necesita evolucionar para seguir avanzando y llegar a lugares más profundos de la mina con capacidad para enfrentarse a enemigos cada vez más complicados.



Este diseño sencillo de mejorar a base de explorar y derrotar enemigos para poder avanzar más fácilmente por un mundo cada vez más difícil, es algo en lo que se basan muchos juegos. Una nueva arma puede abrirte nuevos caminos o permitirte enfrentarte con éxito al enemigo que siempre te hacía morder el polvo, por ejemplo.

En este caso, en SteamWorld Dig, el mundo es continuo y no hay pantallas de carga, si no que siempre está ahí. Cada vez vas llegando más profundo en la mina, mezclando así las plataformas con una mecánica sencilla que podría tener un juego como Boulder Dash de cavar y cavar evitando que te pueda caer algo encima (Aunque en este caso no hay prácticamente mecánica de puzles como si lo hay en Boulder Dash).

Según vayamos consiguiendo minerales podremos comprar un pico más duro, un taladro, un salto que nos permita llegar más lejos… Así, lograremos llegar al fondo de la mina donde nos espera una dura batalla para desvelar el final del juego. 



El título tiene algunas pegas, como puede ser la poca re-jugabilidad (Una vez lo terminas no hay mucho más que hacer). Pero es inspirador, entretenido y está muy cuidado, lo que lo convierte en una buena inversión.


Además de todo lo comentado, lo que lo hizo interesante para mí fue que ya había pensado alguna vez en la posibilidad de desarrollar (cuando tenga los medios y el tiempo) un juego que parta de esta base sencilla de poder avanzar hacia una meta, pero tener que volver atrás constantemente para mejorar y reponer fuerzas cuando la cosa se ponga muy complicada. Una aventura que permita disfrutar de la ventaja de nuevas armas e ítems aparecidos en el momento oportuno, cuando el jugador empieza a sentirse en serios problemas, y sobre todo de divertirnos usando las evoluciones obtenidas para luchar contra viejos enemigos de nuevas formas o descubrir caminos ocultos que tuvimos que dejar por imposibles en un primer momento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario