jueves, 29 de mayo de 2014

Bandas sonoras que me influyeron como desarrollador

Hace unos días que un amigo me sugirió (gracias Germán) que escribiera sobre bandas sonoras de juegos y tomé nota. (Me hacen muchas sugerencias y no sé si voy a poder cumplirlas todas, pero lo intentaré). Y es que yo también he pensado en el tema algunas veces debido a que he hecho mis pinitos en la composición musical para juegos, e incluso he estado en algún grupo (aunque era dj y no tocaba un instrumento propiamente dicho). Así que he rebuscado en mi memoria que juegos me hicieron fliparlo y tararear su banda sonora todo el día, y voy a comentar cinco de ellos junto con el cómo me afectaron y me hicieron ver esta parte tan importante del desarrollo.

Megaman

Ya he comentado que este ha sido uno de los videojuegos que más ha influido en mi vida como aspirante a desarrollador de juegos y su banda sonora no fue menos que el propio título.
Jugaba a todas las secuelas de Megaman que caían en mis manos, dibujaba sus personajes y comentaba y compartía partidas con mi primo y un viejo amigo del colegio que, como yo, tarareaban las cancioncillas que nos animaban a enfrentarnos al Dr. Willy y sus secuaces. Eran temas muy pegadizos y marchosos con sonidos que sonaban “robóticos” para acompañar la historia y que conseguían generar tensión en los momentos clave y calmarnos en las situaciones en que Megaman se preparaba para la batalla. Me fijé, por tanto, mucho en esta banda sonora a la hora de pensar en componer mis propios temas por su increíble integración con el ambiente de juego y lo que había marcado en mi infancia.



Monkey Island

En aquellos tiempos en los que muchos de los sonidos venían del altavoz interno del ordenador, había unas musiquillas que me resultaban bastante simpáticas. Hubo además una en especial que estaba tarareando durante todo el día: la canción que sonaba cuando el pirata fantasma LeChuck aparecía en escena.

No hace falta comentar que mi inspiración a la hora de componer la banda sonora de Piratebots fue esta fantástica saga de aventuras gráficas, donde todo sonaba bastante caribeño y me recordaba al estilo reggae (aunque no era exactamente eso :P).


 
Final Fantasy

Estaba yo metido en el turntablism y el mundo del rap, y por aquel entonces buscábamos sonidos que poder usar para hacer instrumentales sobre las que rapear o hacer scratch. Por supuesto, recurría a menudo a mis queridos juegos para ver si podía conseguir algo interesante y Final Fantasy, tenía una estupenda banda sonora de la que extraer samples. De hecho, un grupo de rap al que no le iba mal entonces, tuvo la misma idea que yo (solo que yo no sabía hacer instrumentales decentes y ellos si) y recurrió a Final Fantasy para crear la música de uno de los temas de su disco Sevillan History H. Estoy hablando de H Mafia.


La música como suele ser lo habitual en los buenos juegos, encajaba perfectamente con la historia y el gameplay. Evocaba lejanos y extraños paisajes y animaba estupendamente los combates.

Super Castlevania

Literalmente recuerdo alucinar con esta banda sonora que obtuvo muchos premios por su excelente sonido para la época. Al ambiente de juego le iba perfecta y animaba las partidas mezclándose de forma magistral con los efectos sonoros. Así, siempre pensé en este tipo de composiciones para mis futuros juegos, aunque claro, mi nivel como compositor no se acerca ni de lejos a esa calidad.


Metroid Prime

Para mí la trilogía de Metroid Prime son palabras mayores en muchos sentidos y por supuesto, uno de ellos es su música. Electrónica orquestal, con muchos sonidos exóticos y de coros. Realmente parecía que estaba explorando desconocidos planetas del universo cuando jugaba a estos juegos, y además no me hacía falta cerrar los ojos para tener esa sensación, ya que la enorme calidad artística de los títulos acompañaban. Una gran influencia para tener en cuenta tanto para crear juegos que se asemejen a las pasadas generaciones y también a las actuales.


Caso Especial: Snow Wave Avalanche

Todo el mundo sabe que soy algo crítico ante la incursión del “famoseo” en los videojuegos, por eso nunca me hizo mucha gracia (aunque realmente no me importa) que artistas conocidos del mundillo musical participaran en las bandas sonoras de juegos. Sin embargo, sí que me gustó lo que hizo la difunta Hammer Technologies, una empresa española que a muchos nos hizo ilusionarnos con entrar en la industria trabajando para ellos y además, nos ayudó a aprender mucho, cuando apostó por un grupo “maquetero” para la banda sonora de su juego "Snow Board Avalanche". Matamala era el nombre del grupo que, aunque no obtuvo una gran fama, tuvo un escaparate para llegar a la gente de la calle y que se escucharan sus canciones.


Hay que reconocer que la musiquilla era adecuada para el título y uno podía llevarse el CD y escucharlo cuando no estaba jugando al videojuego.

2 comentarios:

  1. A mi siempre me ha gustado la banda sonora del Renegade en Amstrad Cpc. Quizás por que fué mi primer ordenador y el juego que me gustaba jugar más pero no se, exprimía mucho el sonido del Amstrad en plan rockanrolero y los fx de los golpes... Era una mezcla que te incitaba a jugar, claro está unido a unos gráficos y movimientos muy buenos... pero sin la musica no es el mismo juego 1 abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas bandas sonoras muy buenas, pero cuando hay historias detrás de ellas en nuestra vida se vuelven "especiales" Por eso he elegido estas en el post.

      Hay que darse cuenta, eso si, de lo importante que es tanto la música como el sonido en los videojuegos. Como tu bien has dicho te incita a jugar y sin la música parece que no es el mismo juego. Le falta "algo".

      Un saludo!

      Eliminar